Una película para celebrar

La película de la que les hablaré hoy se llama Holidate o en español Amor de Calendario, producida por Netflix, estrenada en octubre 2020. Me la encontré haciendo un recorrido por la plataforma, buscando algo distinto que ver, porque deben saber que me he dedicado a ver cierto tipo de película y de géneros, y he dejado a un lado la comedia. Aunque Holidate es una comedia romántica, contiene ciertos elementos muy diferentes a las películas usuales que sólo se centran en la consolidación de la relación de pareja. Esta película protagonizada por Emma Roberts y Lukey Bracey, se enfoca en lo que dos amigos viven en su soltería, acordando reunirse en ciertas fiestas, pero sin involucrarse en el terreno afectivo. Parece que no hay atracción física, y me gusta la propuesta que comparten sobre la complicidad en las parejas, aquella que indica que antes que tener una relación, se puede también ser un amigo, que no sólo acompaña, sino que impulsa y sostiene en los momentos más inoportunos. Ambos dejan ver bien sus diferentes problemas amorosos, muestran lo divertido que puede resultar tener varias citas, estar sólo en las fiestas importantes como Navidad, y lo que la familia siempre espera que se haga, es decir, que sean una mejor versión de sí mismos para que eventualmente terminen casados; lo gracioso es cómo en la película retratan  la  presión social que ejercen los familiares sobre las personas involucradas, ya que van haciendo que ambos odien la convivencia porque las situaciones que tienen lugar en las celebraciones siempre terminan volviéndose francamente incómodas.

Holidate no es una propuesta revolucionaria, pero sí es muy divertida; muestra a los personajes en una naturalidad con la que mucha gente podría sentirse identificada, y es cómico cómo interpretan a esta desubicada pareja. Me parece que las actuaciones son muy sinceras y no están forzadas: por un lado, Emma Roberts en su faceta cómica sí logra que simpaticemos todo el tiempo con su personaje; por su parte, Bracey es divertidísimo y resulta encantador.

Sin duda, es una película que recomendaría ver una tarde de domingo comiendo palomitas y muchos chocolates, un filme que ayuda a relajarse y que logra ser chistoso y sincero al mismo tiempo. Creo que es una película bastante entretenida, aunque nos ofrece los mismos finales de las películas románticas, el desarrollo es único gracias a las actuaciones y al guion. Holidate se burla de una serie de situaciones sociales y de lo que mucha gente vive en épocas de fiesta, incluyendo los protocolos a seguir, muchas veces gastados y ridículos que hay que seguir en más de una ocasión.  

Otros temas que te pueden interesar…

“F is for Family”: ¿un retrato “normal” de la familia norteamericana?

Los que hayan estado siguiendo este, su humilde blog, recordarán que hace unas cuantas semanas escribí sobre BoJack Horseman, serie animada original de Netflix que ha sabido combinar con maestría la comedia, la tragedia, la sátira política y otros elementos de crítica social. Ahora vengo a platicarles sobre otra serie que, al igual que BoJack, maneja todos estos tópicos y pertenece a la misma plataforma de transmisión por streaming. F Is For Family relata la vida de Frank Murphy, veterano de la Guerra de Corea que, después de un embarazo no planeado, se ve obligado a integrarse a la vida típica de padre de familia norteamericano de los suburbios. Desde la divertida introducción acompañada del tema Come And Get Your Love a cargo de Redbone, nos sumergimos en la tragicomedia de la biografía de Frank, con la que más de uno podríamos identificarnos, ya que se trata de la entrada muchas veces forzada a la vida adulta.

La serie está ubicada en los años 70’s, la difícil época en la que el American Way Of Life comenzaba a mostrar algunas de sus más serias grietas e imperfecciones, las cuales explotarían de manera definitiva durante el gobierno de Ronald Reagan, unos cuantos años después, momento en el que las nuevas políticas económicas implementadas por ese gobierno terminarían de una vez por todas con la comodidad que la clase media norteamericana había tenido desde la posguerra.

Bajo la producción de Vince Vaughn, y con actores de alto renombre como Justin Long en el papel de Kevin, el hijo mayor de la familia Murphy, F Is For Family es una serie que, más allá de las risas que puede provocar (que sí las provoca con mucha frecuencia) pone sobre la mesa una serie de discusiones, tales como el abuso de ciertas sustancias o la sexualidad infantil.

Frank Murphy es un personaje difícil con el que, a pesar de su difícil carácter y su iracunda personalidad, uno no puede dejar de empatizar con él. La serie muestra a Frank como alguien a quien las circunstancias lo han empujado hasta el límite de sus capacidades, y quien, como es típico de la clase media, los grandes placeres de su vida han quedado reducidos a ser el anfitrión de una noche de box o a comprar una televisión a color.

Por su parte, los hijos Murphy, Kevin, Maureen y Bill, son parte de un círculo familiar viciado y deben de soportar el maltrato de su padre, el cual, sin lugar a dudas los ama, pero no puede evitar ser un verdadero desgraciado con ellos en ciertos momentos, lo que se demuestra en la recurrencia de frases como These fucking kids y These animals, refiriéndose a ellos. La palabra clave es “familia”, y el show nos muestra cómo es que Frank intenta ser un padre ejemplar, sin embargo, no tiene las herramientas necesarias para poder hacerlo, ya que su propio padre no lo fue para él, por lo que se repiten ciertos patrones con Kevin, y en consecuencia presenciamos una relación conflictiva con pocas salidas a la vista. Aun así, la serie no deja de enternecer al mostrar un retrato real de una familia, cosa que se demuestra en que, al final del día y a pesar de todos los contratiempos, los Murphy no dejan de apoyarse y amarse de manera incondicional los unos a los otros.

F Is For Family no deja de llamar la atención del espectador debido al crudo reflejo de, como había dicho antes, una sociedad norteamericana en plena decadencia, mostrando como una ilusión el sueño americano que, tanto como norteamericanos y extranjeros han buscado con el pasar de las décadas, y que una serie como esta nos muestra que ese sueño no existe más que para unos cuantos.

Con su cuarta temporada ya disponible en Netflix, F Is For Family es, al igual que BoJack Horseman, un ejercicio serio de reflexión sobre algunos aspectos de una sociedad llena de patologías disfrazado de una excelente comedia animada.

Otros temas que te pueden interesar…

“Pictures of you”

Hace un par de días decidí que era hora de organizar todo mi archivo fotográfico, tarea que llevo años posponiendo por las razones que ahora les contaré. Para mí, ver mi vida en aquellos fragmentos de realidad que se llaman “fotografías”, más allá de contentarme, se convierten casi en una automática declaración sobre cómo parece … Leer Más “Pictures of you”