Marisela Escobedo: un asesinato de Estado

Las tres muertes de Marisela Escobedo, es un documental de la plataforma Netflix, estrenado el 14 de octubre de 2020, dirigido por Carlos Pérez Osorio. El documental es realizado en Ciudad Juárez, Chihuahua y una parte en Ciudad de México. Desde 1990 se incrementó el asesinato de mujeres en Ciudad Juárez, no se sabía qué pasaba con ellas, sólo aparecían tiradas, desmembradas y mutiladas. A partir de allí se creó una especie de mitología sobre las que serían conocidas, lamentablemente incluso a nivel internacional, como las muertas de Juárez. Se especulaba entre toda la población lo que sucedía con ellas, desde teorías que tenían relación con el crimen organizado, hasta la realización de videos de snuff, lo que significaba grabar torturas y asesinatos para su posterior comercialización. También se hablaba de que eran los obreros de la misma ciudad los que cometían los asesinatos para tener acceso al trabajo que ellas realizaban, ya que Ciudad Juárez es un lugar con un gran número de maquiladoras debido a la cercanía con la frontera, las cuales contrataban, en su mayoría, a mujeres. La enorme mayoría de los casos aún están sin resolverse.

Sobre el documental, la historia comienza con Rubí Frayre, la hija menor de Marisela Escobedo, la cual, un día desaparece. Posteriormente, Marisela sabrá que su hija fue asesinada, incluso conociendo al autor de tan terrible acto. Se trataba del esposo de Rubí, el padre de sus hijos, a quien toda una familia le depositó confianza. La propia Marisela decía que ella nunca estuvo de acuerdo del todo con la relación, pero decidió aceptarla, lo que, sin saberlo, la volvería protagonista de esta historia, porque la vida de su hija fue arrebatada y Marisela emprendería todo un movimiento social para buscar justicia.

En el documental podemos ver cómo todo el sistema de justicia está corrupto: las leyes no se aplican de manera correcta, el Estado no protege a sus ciudadanos, se liberan a los asesinos de manera impune, entre un sinfín de otros absurdos de nuestro sistema judicial. Marisela es asesinada también como Rubí, las dos pudieron ser protegidas, y ambas tenían toda una vida por delante. Marisela era una persona que proyectaba fuerza, lucha y coraje, y todo ello te contagia como espectador de esa sed de justicia, la cual, desgraciadamente, nunca llegó.

Ma parece importante la presente recomendación, porque da muestra del gravísimo problema de violencia contra las mujeres en este país, al mismo tiempo, de que pone sobre la mesa otro de los temas candentes en nuestra vida política desde hace ya muchísimos decenios, a saber, la violencia de Estado, ante la cual, mujeres, hombres, niños y niñas en este país, estamos expuestos.

El documental hace un recorrido de cómo es que el movimiento que inició con Marisela Escobedo se ha convertido en una lucha que sigue; muchas madres y padres aun buscan a sus hijas e hijos, hermanas y hermanos, sobrinas y sobrinos, todos ellos, víctimas de la violencia.

Marisela es asesinada frente al palacio de gobierno. Aun con cámaras de vigilancia, increíblemente, nadie pudo hacer nada, nadie la escucho, nadie supo qué pasó, pero ahora, a través del documental, puede tener una especie de justicia: sabemos su nombre, sabemos que existió y que fue una madre que luchó hasta el último día de su vida persiguiendo justicia para su hija. Así como estos, hay muchos casos de violencia y de feminicido que no son conocidos. El documental permite tener acceso a una historia entre muchas de las que desconocemos, y trae un mensaje importante que tiene que ver el problema de las violencias – de género y de Estado – que nos atraviesan todos los días.

La historia es terrible; yo en lo personal no puedo imaginar todo el dolor que atravesaron en esa familia, pero sin duda, el documental sorprende de una manera tan desgarradora que te mueve la vida. No es posible seguir permitiendo tanto abuso, muchas cosas tienen y deben cambiar. Me parece que Marisela es el claro ejemplo para no quedarnos callados ante la injusticia, que, si es necesario salir a luchar a la calle para que nuestra voz sea escuchada, hay que hacerlo. La vida no puede quedar sólo en reflexiones, es necesarios movernos.

Otros temas que te pueden interesar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s